Sistema de Pastoreo Racional Voisin PRV

Sabias que Hacienda El Edén, con el fin de producir amigable con el medio ambiente, ha implementado el sistema de pastoreo PRV (Pastoreo Racional Voisin)  el cual, es una técnica de pastoreo diseñada por el francés André Voisin en la primera mitad del siglo XX. El PRV no es simplemente un pastoreo intensivo. Se trata de una tecnología agroecológica completa que se caracteriza por:

  • Ser totalmente respetuosa con el ambiente: regenerando suelos, sin insumos ni venenos,
  • Haber demostrado ser más rentable que los demás métodos de producción a pasto.

El objetivo del PRV es conocer el funcionamiento de los múltiples procesos biológicos del conjunto suelo, hierba y animal,  maximizando todas las entradas de energía y minimizando todas las salidas, para canalizar esta energía hacia la producción. Algunas de sus claves más importantes son:

  • No roturar los suelos
  • Maximización total de la fotosíntesis
  • Minimizar las pérdidas de carbohidratos por respiración de las plantas (con el pastoreo rasante y el corte de las reservas por la tarde)
  • Aumento de la materia seca por hectárea, favoreciendo la dominación de la/s especie/s forrajera/s deseada/s, acorde con el clima y el suelo del lugar
  • Pastoreo con altas cargas y tiempos de reposo siempre variables
  • Boñigas de máxima calidad para el desarrollo del estadio más elevado de la biocenosis (vida del suelo)

El resultado es un aumento de la vida del suelo y de su materia orgánica, de su estructura y porosidad y de la retención de agua. Además, favorece la transmutación de los elementos, el ciclo del etileno y la trofobiosis, procesos biológicos profundamente estudiados por el Profesor Pinheiro y sus colegas. Todo ello resulta en un aumento de la fertilidad global del suelo.

El manejo diario de un PRV es sencillo, pero sin duda hay que entender lo que se hace. Su piedra angular es utilizar el pasto o colaborador en el Punto Óptimo de Reposo (POR), que es cuando:

  • La planta ha conseguido completar sus reservas de raíz, consiguiendo así un posterior rebrote vigoroso.
  • Es el momento de máxima cosecha de materia orgánica por unidad de suelo y año.
  • La planta tiene los nutrientes en equilibrio para alimentar correctamente al ganado.

En consecuencia, se aumenta la capacidad de carga del espacio, llegando a producir la máxima producción animal por unidad de suelo.

Esta técnica solo puede aplicarse mediante el desarrollo de un diseño específico y adaptado a la finca con un mínimo de 60 parcelas, que incluya la adecuada división del área, el sistema viario, el arbolado, la hidráulica, un centro de manejo, las reservas de agua, la sala de ordeño, el almacén…

Este diseño es imprescindible pues cumple diversas funciones: el bienestar animal, la economía, la perennidad, la funcionalidad, la higiene, la orientación, la modulación, la localización, la estética y el bienestar humano.

Este diseño también es imprescindible porque los animales son pastoreados cada día a la parcela que está en el POR (y casi nunca será la adyacente a aquella en la que estaban). A eso se le denomina “el arte de saber saltar”, que no es más que poner los animales en la parcela correcta aunque esté al otro lado de la finca.

Cuando practicamos un manejo correcto en PRV, se maximiza la oferta forrajera, lo cual nos permite aumentar la carga ganadera. De esta manera, se aportará más materia orgánica al suelo, estimulando su biocenosis y, por consiguiente, veremos aumentar la fertilidad del suelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *